EISI alcanza acuerdo con firma estadounidense para reconvertir basura en energía en Chile

EISI alcanza acuerdo con firma estadounidense para reconvertir basura en energía en Chile

  • La compañía Babcock & Wilcox desarrolla proyectos de waste to energy con plantas en Miami y Copenhague.

Un ambicioso plan para el tratamiento de la basura está preparando Echeverría Izquierdo Soluciones Industriales (EISI) en conjunto con la empresa norteamericana Babcock & Wilcox. Esto a partir del acuerdo firmado por ambas compañías que promueve la sustentabilidad en las ciudades más contaminantes del país, a través de la construcción de plantas para el desarrollo del sistema waste to energy para la reconversión de la basura domiciliaria e industrial en energía.

De esta manera, EISI y Babcock & Wilcox buscan contribuir al medioambiente y responder a las diversas problemáticas que se producen con la creciente generación de basuras en el país, que en la actualidad supera los 7,4 millones de toneladas anuales. Ante esto, las principales ciudades tienen desafíos como el cumplimiento de la vida útil de los vertederos legales, la creación de botaderos ilegales y el rechazo de las comunidades para la instalación de rellenos.

A lo anterior se suman las exigencias para las empresas a partir de la Ley de Responsabilidad Extendida del Productor y Fomento al Reciclaje, las carencias del país en materia energética.

Para el gerente general de Echeverría Izquierdo Soluciones Industriales, Darío Barros, el sistema waste to energy, que se viene desarrollando en distintas partes del mundo y que consiste en tomar la basura de una ciudad, quemarla y transformarla en energía, “tiene una serie de ventajas evidentes. Se evita el problema de los vertederos, se produce energía a bajo costo y se disminuye ostensiblemente el nivel de emisiones contaminantes que se generan”.

Babcock & Wilcox ya ha desarrollado esta tecnología para grandes centros urbanos como Miami, en Estados Unidos; y Copenhague, la capital de Dinamarca. La firma cumplirá la función de “tecnólogo”, y EISI la ingeniería.

“Se trata de un procedimiento que ahorraría una serie de costos económicos y medioambientales y, de paso, serviría para producir energía gratis a un alto porcentaje de la población. El convenio está firmado y ahora lo que falta es voluntad política para desarrollar este sistema junto a las autoridades encargadas”, puntualiza Barros.

Según el ejecutivo, la central construida en Dinamarca permite dotar de energía a cerca de 160 mil hogares.

Para Roberto Leyton, Sales and Business Development Latin America de Babcock & Wilcox, “este sistema beneficia directamente a las comunidades porque puede otorgar beneficios de energía en las distintas comunas del país, además de elementos materiales como menores tránsitos de camiones, entre otras ventajas”.

A partir de este acuerdo, las compañías están materializando reuniones con actores privados y municipios de distintas zonas del país para desarrollar la iniciativa.

+ Fotos

Dinamarca
China

 


Recibido de Renato Adriazola M., consultor, Imaginacción Consultores.