INIA cumple 51 años y redirecciona su labor

Julio Kalazich 150150-a
Julio Kazalich, Director Nacional del INIA

El nuevo foco institucional está marcado por el cambio climático, el mejor aprovechamiento del agua y los recursos genéticos del país, con miras hacia una agricultura agrosustentable y la generación de alimentos saludables. Además, en este período, junto con realizar proyectos atendiendo las demandas de cada región, con el apoyo de los Gobiernos Regionales y otras instituciones del agro, está realizando un fuerte trabajo de transferencia tecnológica, a través de nuevos grupos GTT y 11 Programas Territoriales en los principales rubros agropecuarios, enfocados de manera especial en la Agricultura Familiar Campesina, permitiendo así estrechar las brechas de desigualdad, una de las principales metas del Gobierno de la Presidenta Michelle Bachelet.

El Instituto de Investigaciones Agropecuarias (INIA), fundado el 8 de abril de 1964, está cumpliendo 51 años de vida institucional y se proyecta hacia el futuro atendiendo las demandas de información, conocimientos y tecnologías que el sector agrícola, ganadero y agroalimentario nacional requieren para un desarrollo más inclusivo y sustentable.

Julio Kalazich, director nacional de este organismo dependiente del Ministerio de Agricultura, explicó que “a lo largo de su historia el INIA ha generado más de 270 variedades de productos alimentarios que son consumidos en forma masiva por nuestros compatriotas, ocupando gran parte del mercado nacional, como por ejemplo el 100% del arroz que se produce en Chile, el 65% del trigo para pan y cerca del 100% del trigo candeal y más del 60% de las papas, que corresponden a variedades creadas por INIA. Asimismo, nuestra institución ha contribuido sustancialmente al desarrollo de paquetes tecnológicos que han permitido el desarrollo de la ganadería bovina y ovina, los frutales y las hortalizas, entre muchos otros rubros”.

“A pesar de este progreso, la agricultura y la ganadería nacional enfrentan hoy desafíos muy grandes como el cambio climático y el déficit hídrico, que afectan al sector y conllevan también oportunidades para nuevos rubros en distintas zonas del país”, afirmó la autoridad.

“Por eso, nuestro accionar en los próximo años, no sólo se seguirá centrando en aumentar la productividad y rentabilidad de los sistemas productivos agropecuarios, sino que nos centraremos en el uso eficiente de los recursos hídricos y los recursos genéticos, así como los insumos, fertilizantes, agroquímicos y pesticidas para lograr una agricultura más verde y agrosustentable y contribuir así a la producción de alimentos saludables, sanos e inocuos, bajo un esquema de sostenibilidad”.

El directivo añadió que “además de lo anterior, con miras a lograr un desarrollo más inclusivo del agro nacional, estamos apoyando en forma especial a la pequeña y mediana agricultura y hemos puesto en marcha un fuerte trabajo de transferencia tecnológica, mediante la creación de nuevos grupos GTT y 11 programas territoriales a lo largo del país, además de todas las actividades de investigación y desarrollo que contemplan los más de 300 proyectos que estamos ejecutando”.

Cambio Climático y Recursos Hídricos

El director nacional explicó que “los investigadores del INIA se encuentran desarrollando iniciativas que permitan generar estrategias de mitigación para el cambio climático, promoviendo prácticas de manejo para enfrentar de mejor forma la situación actual y futura y, entre otras medidas, generar variedades que se adapten mejor a las nuevas condiciones agroclimáticas, poniendo también un especial énfasis en la difusión y transferencia de estos conocimientos al campo.

Entre las iniciativas ligadas al cambio climático INIA ha trabajado en el desarrollo de variedades forrajeras que se adapten al déficit hídrico y altas temperaturas y ha promovido el uso de cultivos suplementarios de verano en producción de leche y carne. En cultivos anuales ha evaluado más de 500 líneas experimentales y variedades de papa y trigo, entre las cuales hay varios genotipos que fueron identificados como tolerantes a la sequía, de donde se podrán generar variedades nuevas adaptadas al cambio climático, como ya lo son variedades como Karú-INIA, la papa más vendida en Chile actualmente, que se caracteriza por su resistencia al déficit hídrico.

Además, INIA es líder a nivel latinoamericano en investigación de gases invernadero derivados de la ganadería que aportan al calentamiento global.

En relación al manejo del agua, el INIA está desarrollando más de 20 proyectos para aprovechar de mejor manera los recursos hídricos disponibles para la producción agroalimentaria. Estos proyectos abordan desde la cosecha de agua lluvia, el bombardeo de nubes y el uso de sensores para medir la humedad del suelo para hacer más eficiente el riego, hasta la generación de variedades vegetales más resistentes al déficit hídrico. De hecho, actualmente hay más de 600 unidades de cosecha de agua lluvia en el país en 2014.

Agricultura Agrosustentable y Alimentos Saludables

Otra de las preocupaciones presentes y futuras del instituto es hacer más eficiente el uso de fertilizantes, para lo cual está desarrollando una serie de trabajos de investigación para determinar las dosis exactas de fertilizantes que requieren los distintos cultivos, dependiendo del tipo de suelo, sus características y el rendimiento que los agricultores desean obtener, para así evitar pérdidas, gastos innecesarios y potenciales daños en el medioambiente. Lo mismo ocurre con el uso de agroquímicos y pesticidas, para lo cual ha generado, entre otras iniciativas, sistemas de alerta temprana para el control de enfermedades que permiten reducir el número de aplicaciones de productos químicos, al utilizarlos sólo cuando se requiere, al recibir mediante un mensaje de texto que llega a todos los agricultores que se inscriben en sitios generados por el INIA como http://tizon.inia.cl/ que fue diseñado para el control del tizón tardío de la papa. Otra área de desarrollo relacionada a esto es el control biológico de enfermedades y plagas y el uso de microorganismos.

En cuanto a la producción de alimentos saludables destacan nuevos proyectos como el primer vino sin alcohol de Chile, el rescate del tomate limachino, los trabajos en berries como murtilla y calafate, que son altos en antioxidantes, leches diferenciadas y carnes con menos grasa, más ácidos CLA y mejor relación omega 3 omega 6 que son beneficiosos para la salud.

Acerca de INIA

El Instituto de Investigaciones Agropecuarias (INIA) es la principal institución de investigación agropecuaria de Chile, dependiente del Ministerio de Agricultura, con presencia nacional de Arica a Magallanes, a través de sus 10 Centros Regionales, además de oficinas técnicas y centros experimentales en cada una de las regiones del país. Su misión es generar y transferir conocimientos y tecnologías estratégicas a escala global, para producir innovación y mejorar la competitividad del sector agroalimentario. www.inia.cl

Es una corporación de derecho privado sin fines de lucro creada por el Instituto de Desarrollo Agropecuario (INDAP), la Corporación de Fomento de la Producción (CORFO), la Universidad de Chile, la Pontificia Universidad Católica de Chile y la Universidad de Concepción. Su personalidad jurídica fue concedida por Decreto Supremo del Ministerio de Justicia Nº 1.093, el 8 de abril de 1964.


Recibido de C armen Luz Muñoz R., Encargada Comunicaciones, Dirección Nacional INIA.