José Guilisasti Gana

José Guilisasti Gana fue un empresario con una reconocida trayectoria de más de tres décadas en el sector vitivinícola y frutícola. Su experiencia como profesional comenzó a corta edad, cuando aún cursaba sus estudios de agronomía en la Universidad Católica de Chile, momento en que –con sólo 20 años- se hizo cargo de Agrícola Alto de Quitralman.

Amante incondicional desde siempre del campo y  la naturaleza, José mostró tempranamente una visión innovadora, que lo llevó a investigar y buscar alternativas para el desarrollo sustentable de la agricultura.

Es así como desde su inicio en 1986, participó en el desarrollo de Viñedos Emiliana, una empresa que migraba de Concha y Toro con la misión de mirar hacia el futuro y a la creación de nuevas tendencias, buscando cambiar los paradigmas del manejo convencional de los campos. En esa línea, desde 1987, estuvo siempre a la cabeza de los desafíos de este proyecto, que ayudó a gestar en un comienzo desde la Gerencia Agrícola y, posteriormente, en la Gerencia General de la compañía.

Lo primero de esta nueva apuesta fue el lanzamiento de varietales. Pero en su constante preocupación por el medio ambiente y el desarrollo de una producción responsable y saludable para sus trabajadores, en 1998 José realizó una de las innovaciones más importantes para la industria vitivinícola nacional, convirtiendo el 100% de las hectáreas de Emiliana a la agricultura orgánica y biodinámica.

Éste fue uno de los mayores desafíos de su carrera, considerando la dificultad que implicaba ser pionero de una tendencia aún desconocida en el país.

A partir de ese momento, el sueño de José Guilisasti se centró en conseguir un lugar saludable y responsable, que permitiera que la elaboración de un producto de calidad fuera coherente con la sustentabilidad y el cuidado a los trabajadores. La meta principal, como declaró en múltiples ocasiones, fue contagiar esa visión a la industria en general.

Es así como, más recientemente, lideró en Emiliana la implementación de prácticas de comercio justo (con la certificación internacional de Fairtrade), que además de haber venido a sumar un nuevo elemento diferenciador a la viña, consiguió asegurar una mejora continua en la calidad de vida de sus trabajadores.

A casi quince de su primera cosecha orgánica, la viña –entre las principales exportadoras del rubro local- y sus vinos, son ampliamente reconocidos y premiados en los más exigentes mercados internacionales, tanto por su extraordinaria calidad como por su preocupación por la sustentabilidad, el medioambiente y el comercio justo; todas, iniciativas reconocidas, que José impulso de manera visionaria.

Desde siempre, gran parte de su agenda profesional transcurrió “en terreno”, liderando el trabajo en los campos de Emiliana; entre ellos, Casablanca y Colchagua.

Links a entrevistas