Mujeres se convierten en principal motor para solucionar problemas medioambientales en el sur de Chile

– El empoderamiento femenino está haciendo posible el éxito de programas en pro del entorno en lugares contaminados como Puerto Varas, producto del trabajo que llevan a cabo al interior de sus familias y con las comunidades.

Santiago, 20 de marzo de 2018. Son mujeres jefas de hogar; muchas de ellas emprendedoras, temporeras y jubiladas o independientes, que tienen una determinación común: hacerse cargo del problema medioambiental de la zona donde habitan, visibilizarlo y convertirlo en una oportunidad y en una fuente de trabajo.

Y es que poco se sabe sobre la magnitud del problema en Puerto Varas y sus alrededores: basura latente que se acumula en las calles, principalmente plásticos; poca capacidad de los vertederos; existencia de un solo punto limpio y escasa información que incentive y eduque acerca de la gestión del reciclaje. Todo ello forma parte de una compleja y creciente contaminación que afecta a este hermoso lugar del sur del país, restándole brillo al turismo que por años lo ha destacado a nivel mundial.

Recogiendo esa inquietud, surgida de las mismas comunidades y, principalmente, de mujeres vulnerables de la ciudad y de localidades aledañas como Puelo o Cochamó, las empresas Karün y Balloon Latam compartieron y creyeron en la visión de que es posible generar impactos reales en el entorno, poniendo en práctica nuevas formas colaborativas de generar productos y servicios. Es decir, que sus compañías no solo sean exitosas en el sentido económico, sino que además dejen huella en los lugares donde se desarrollan.

Así nació REKABA, un emprendimiento sustentable apuntalado por ambas firmas que busca reutilizar los residuos que hoy ensucian las calles de Puerto Varas, para crearles una segunda vida que beneficie a las personas de la misma comunidad. En él, trabajan actualmente entre 25 y 30 mujeres, y ha logrado darse a conocer gracias a ellas y a su esfuerzo constante para lograr el objetivo del proyecto.

El motor femenino

Las mujeres que participan en este programa acuden a talleres impartidos por REKABA, donde han aprendido el valor del reciclaje y cómo llevarlo a cabo, partiendo inicialmente en sus hogares, aprendiendo a reutilizar sus propios residuos y a no gastar de más en objetos que pueden producir ellas mismas.

Konstanze Straub, directora de REKABA, explicó la dinámica que ha impulsado el crecimiento y desarrollo de la propuesta. “Cuando las mujeres se involucran en un proyecto, siendo las propias protagonistas, la iniciativa tiene un alcance más allá de ellas mismas, ya que tienen hijos, marido y vecinos. Pasan a ser portadoras de estas buenas noticias, las cuales se replican rápidamente en voz de estas mujeres empoderadas que, además, han sido muy buenas involucrando a la comuna”, comentó. Agregó que “esto les da la oportunidad de educar a sus familias y cercanos, con el fin de que el objetivo que busca implementar REKABA se cumpla. Ellas son quienes toman las decisiones de qué y cómo se consume en sus hogares y si se recicla o no”.

“A mí me interesaba el tema del reciclado, pero no había información de esto, separaba las cosas, pero no sabía dónde tirarlas. Ahora aprendí cosas que antes no sabía hacer gracias a REKABA. El ser madres nos impulsa a querer cuidar más el medioambiente”, relató Gabriela López, una de las participantes en la iniciativa.

Karina Mapudungun afirmó que se enteró de este proyecto por el Comité de Innovación Local de Llanquihue, y se interesó por el hecho de dejar un legado cultural para las siguientes generaciones. “El grupo que creamos dentro del proyecto se comprometió a visitar todos los establecimientos de enseñanza básica y media, buscando extender el conocimiento de REKABA para que desde pequeños comiencen a trabajar en el reciclaje”, puntualizó.

Tras el asesoramiento que se le está dando a las mujeres sobre cómo reciclar en sus casas, el proyecto será apoyado en una segunda instancia por Precious Plastic, que busca proporcionar la maquinaria necesaria para que cualquiera pueda montar una pequeña fábrica, desde cortar plástico hasta hacer sus propios moldes, para comenzar la producción convirtiendo la basura plástica en algo valioso.

Las mujeres que han estado involucradas en este emprendimiento han generado también que el proyecto crezca en popularidad y aporte a su primer objetivo, que es generar conciencia enseñando a reciclar dentro de las propias casas, con el fin de que en un futuro se pueda lograr el cambio medioambiental que se busca en Puerto Varas.

Acerca de Karün

Este emprendimiento es uno de los motores de la iniciativa REKABA, que busca generar conciencia en las comunidades de que la reutilización de residuos podría generar un gran impacto beneficioso en el medioambiente. Karün es el único fabricante de lentes en Chile que utiliza materiales reciclados en sus productos, dándole un valor agregado y una segunda vida a los residuos con los que materializa sus anteojos.

Además, busca descentralizar al país, poniendo una de sus oficinas en Puerto Varas y mostrando que desde ese lugar se puede crear un proyecto que puede traspasar las fronteras.


Recibido de Javiera Horta C., Periodista, extend.