Productores conocieron las nuevas variables en juego para la elección de forrajeras en un escenario de cambio climático

logo-sago-01a

  • Charla técnica #PraderasYCambioClimático se llevó a cabo en la tarde del jueves y congregó a una treintena de socios de Sago A.G en Cooprinsem.
  • La gran conclusión fue que ante la menor disponibilidad de lluvia, la tradicional ballica deberá compartir su liderazgo con nuevas variedades adaptadas al déficit hídrico.

En la actualidad, el 94% del mercado de especies forrajeras está dominado por las tradicionales ballicas, una realidad que ante un escenario de cambio climático como el actual, necesariamente irá variando en los próximos años.

Esta fue una de las conclusiones más importantes de la charla técnica #PraderasYCambioClimático que congregó a una treintena de socios de SAGO A.G en dependencias de los Laboratorios de Cooprinsem, donde el ingeniero agrónomo Jaime Lopetegui, fue analizando las variables en juego para la correcta elección de especies forrajeras en escenarios de estrés hídrico.

Lopetegui describió las características deseadas de las diferentes especies, entre las que destacan raíces fuertes y profundas, alto rendimiento en materia seca y tolerancia a suelos ácidos. “Es el estrés hídrico, asociado al cambio climático, el que obliga a aumentar el porcentaje de forrajeras con raíces más largas en la pradera”, explicó el agrónomo, quien detalló que es por ello que la achicoria, que además es altamente resistente a plagas, y la festuca, por su buen comportamiento en verano, han ido ganando progresivo terreno.

“La siete venas es otra especie interesante por su resistencia a sequias y suelos con PH bajo. En verano alcanza incluso mayor productividad que las ballicas perennes, sin embargo, dentro de las desventajas se cuenta que no existen hoy productos que permitan combatir el ataque de malezas en ellas. También está festuca arundinácea mediterránea tiene mayor rendimiento que las ballicas perennes en verano y a la inversa en invierno”, agregó Lopetegui.

De esta manera, el agrónomo concluyó que no existe una sola solución para enfrentar el nuevo escenario, así como tampoco existe una especie que pueda satisfacer todos los requerimientos, pero lo que está claro, es que opciones existen para los distintos sistemas productivos y tipos de predios.

El gerente general de SAGO AG., José Antonio Alcázar, detalló la importancia de estas charlas, ya que “el cambio climático es una realidad presente hoy y nuestros socios deben estar al tanto de las oportunidades que existen para enfrentarlo”.

La jefa de los Laboratorios de Análisis de Suelo y Forraje de Cooprinsem, Ingrid Castro, que presentó la oferta de servicios en este ámbito en el marco del convenio con SAGO A.G. señaló que “la idea es acercar a los socios de SAGO a nuestros laboratorios, porque los análisis del comportamiento de las forrajeras en este nuevo contexto son claves para ir ajustando las decisiones que se adoptan en las praderas”.

FotoIMG_5463-600


Recibido de Constanza Vásquez Zóttele, Social Comunicaciones, Osorno.