Tunquén, un área para conservar

thumb_BarraEsta página contiene información aportada por Liliana Iturriaga, Botánica Paisajista, en 2004 y 2005 y se refiere a las características, historia y gestiones para conservar esta área litoral de la zona central de Chile y a una Minga de limpieza de la playa.

mapa_tunquen01chico
Mapa del área de Tunquén, editado por E. Hajek, a partir de mapa rutero E, de Turistel. Comunicación a Turistel el 5/5/2004

Presentación
Tunquén es la única playa del litoral central chileno que aún no se ha convertido en balneario. Fotos en la Galería

En el extremo norte de esta playa se encuentra la desembocadura del Estero Casablanca, que producto del embancamiento forma una laguna, denominada ecológicamente Humedal de Tunquén.

Este Humedal se abre al mar en los meses de otoño e invierno; en primavera y verano cierra su salida al mar aumentando el área del humedal.

Por estas características morfológicas es un tipo de humedal estuarino y ribereño, donde su función principal es la de ser reservorio de diversidad biológica.

Características biológicas
El Humedal de Tunquén, es un Corredor Biológico según las investigaciones de H. Cofré en Iturriaga et al 2001, con gran concentración de fauna, en especial como aquellos vertebrados, aves, reptiles, anfibios y mamíferos, que habitan tanto en el humedal como en las quebradas con bosque nativo cercanas al humedal; destacan las aves del bosque sensibles a la fragmentación del hábitat, por ejemplo, Sylviorthorhynchus desmursii, el colilarga; y Columba araucana, torcaza, las que son favorecidas al utilizar el humedal como un corredor natural entre las quebradas del litoral central. El Humedal de Tunquén, es un Corredor Biológico entre los humedales costeros, como El Yali, Desembocadura Río Maipo, Laguna Cartagena, Laguna El Peral, indispensable para las aves y en particular para las migratorias, que visitan nuestro país en la primavera y el verano, tales como Calidris bairdii, playero de Bird Larus pipixcan, Gaviota de Franklin; Numenius phaeopus, Zarapito y otras

Ecología
El Humedal de Tunquén es un ecosistema delicado debido a la  fragilidad que presentan  sus ecotonos por la creciente amenaza asociada a la actividad humana. Es un área que está en vías de destrucción, por la presión inmobiliaria que existe en el litoral Central, por la extracción de áridos que se hace en las dunas cercanas, por el tránsito de vehículos 4×4, por una gran cantidad de campistas que visitan el lugar, sin ninguna regulación, por la pesca y caza furtiva

Valor paisajístico y de conservación
Esta zona tiene un alto valor paisajístico y una fragilidad media a alta, esto significa que el área no presenta capacidad de absorción a impactos visuales generados por el hombre o capacidad de respuesta frente al cambio que se presenten en el paisaje, como por ejemplo, una inmobiliaria o la extracción de arenas, lo que resultaría en el deterioro de las cualidades paisajísticas. Esto se debe principalmente porque en el área está privilegiada por sus bellas vistas panorámicas y sus paisajes naturales.

Biodiversidad
El área de Tunquén presenta una diversa Flora y Vegetación, como lo es  el matorral esclerófilo arborescente que se encuentra en la ladera norte, ladera sur y quebradas varias hierbas vivaces adornan este sector como la Violeta de hojas largas Tecophilaea viololiflora, Lágrima de la Virgen Oziroe biflora y varios bulbos como las añañucas Phycella bicolor y P. ignea.

Aquí se encuentran las siguientes especies en categoría de conservación como: Lúcumo silvestre Pouteria splendens vulnerable a nivel nacional, huillipatagua Citronella mucronata especie catalogada como rara, los Chaguales Puya chilensis y P. berteroniana vulnerable a nivel nacional, los Quiscos Echinopsis litorales y Quisquitos Neoporteria subgibbosa vulnerable a nivel regional, y Lahues Calydorea xiphioides en peligro de extinción y los Petrillos Myrceugenia rufa, rara. Fig 3, Tabla Nº3.

También destacan por su belleza en estas dunas los Liutos de arena, Alstroemeria hookerii subespecie recumbens, que se encuentra en la categoría de vulnerable a nivel nacional. (Iturriaga et al 2001). Y una población reducida de Huilmo azul Sisyrinchium chilense en categoría de conservación como rara, las que se ven afectadas con el pastoreo de las vacas.

Dunas
Las dunas de la playa de Tunquén no están bien estabilizadas, por lo que desde un punto geomorfológico las dunas serían bastante frágiles. En la parte norte de la playa hay una formación herbácea muy clara, la que corresponde a una pradera que crece sobre la duna más nueva, dominando ampliamente las plantas herbáceas, entre ellas, las especies más abundantes son Clonquis Ambrosia chamissonis, las Leucerias Leuceria cerberoana, los Suspiros del mar Nolana paradoxa, y los Liutos de arena, Alstroemeria hookerii subespecie recumbens, que se encuentra en la categoría de vulnerable a nivel nacional.

Ecotono
El ecotono del humedal está dominado por totoras que bordean la mayor parte de las riberas del Humedal corresponde a una formación vegetal leñosa baja, herbácea y densa. Predominan los Batros Scirpus americanus, Scirpus americanus var. monophyllus, los Juncos Juncus arcticus y una suculenta herbácea muy particular Selliera radicans. Este lugar es importante para la nidificación del Trile Agelaius thilius, Pajarito de siete colores Tachuris rubrigastra , Pidén Pardirallus saguinolentus y otros.

El sector vegetacional que se encuentra entre el cruce del estero Casablanca con el camino F-818 ruta acceso a Tunquén y la desembocadura del estero, destaca por la presencia de varios arbustos de Paramela Adesmia balsamica que se encuentran en la caja del estero, esta especie se encuentra en categoría de conservación, rara. También es interesante la presencia de los Arrayancillos mirtácea en este lugar, los Myrceugenia lanceolata y las Nalcas o Pangues Gunnera magellanica

Categorías de conservación
En Tunquén existen 17 especies de plantas amenazadas de acuerdo a las mencionadas en el Libro Rojo de la Flora de Chile (CONAF, 1989) y Libro rojo de la CONAMA (Boletín Museo Nacional de Historia natural, N º 1998).

Aextoxicon punctatum Olivillo Vulnerable al nivel regional.
Adesmia balsamica (paramela): Rara
Alstroemeria hookerii subespecie recumbens (liuto de arena): Vulnerable al nivel nacional. Foto de la portada
Alstroemeria pulchra Alstroemeria
Bomarea salcilla Copihuito. Vulnerable al nivel nacional. Foto 2.
Calydorea xiphioides (violeta): En peligro al nivel nacional.
Dasyphyllum excelsum Palo santo Vulnerable a nivel nacional.
Echinopsis litoralis (quisco): Vulnerable al nivel regional.
Equisetum giganteum (Limpia plata). Rara
Leucocorine ixioides,Vulnerable,
Lomatia hirsuta ( radal) Vulnerable al nivel regional.
Myrceugenia rufa (petrillo): Rara
Myrceugenia obtusa (Rarán ).Vulnerable a nivel nacional.
Neoporteria subgibbosa (quisquito): Vulnerable al nivel regional. Foto 1
Pouteria splendens (palo colorado): Vulnerable al nivel nacional
Puya berteroniana (chagual): Vulnerable al nivel nacional.
Puya chilensis (chagual): Vulnerable al nivel nacional

Cabe destacar la presencia de varios vertebrados en el Humedal de Tunquén, según el listado preliminar de J. L. Brito 1999, se observaron 2 peces, 42 aves, 3 anfibios, 5 reptiles, 9 mamíferos. Según el estudio Zunino et al 2000 se reconocieron 58 especies de vertebrados sin incluir las franjas marítimas, con la presencia de una fauna singular, 6 especies de peces, 3 anfibios, 3 reptiles, 38 aves, y 8 mamíferos. En el informe de línea base Flora, Vegetación y Fauna Terrestre, del Humedal de Tunquén. H. Cofré determinó que, de acuerdo con los datos disponibles en la literatura, el Humedal de Tunquén presenta una riqueza de especies levemente superior al promedio encontrado para 19 humedales de la región mediterránea de Chile. En el verano de 1998 se estableció en Tunquén = 17 especies, promedio humedales = 16 (entre 6 y 28 especies). H. Cofré observaron 66 especies de vertebrados: 57 aves, 2 reptiles, 2 anfibios y 5 de mamíferos.

Es importante mencionar dentro de los dos últimos estudios los peces, anfibios, reptiles, aves y mamíferos que se encuentran en categoría de conservación, de acuerdo al Libro Rojo de los Vertebrados de Chile; el bagre chico Trichomycterus areolatus, pejerrey de escama chica Basilichthys microlepidotus y la pocha Cheirodon pisciculus, además estos últimos son endémicos(Zunino et al 2000); la rana chilena Caudiverbera caudiverbera, vulnerable; el sapito de cuatro ojos, vulnerable Pleurodema thaul; sapo de rulo Bufo chilensis, vulnerable; la culebra de cola larga Phylodrias chamissonis, , vulnerable; el lagarto gritón Liolaemus chilensis, vulnerable;  la torcaza Columba araucana, en peligro de extinción; la becasina Gallinago paraguaiae vulnerable; la llaca Thylamys elegans, rara; el cururo Spalacopus cyanus en peligro de extinción; el zorro culpeo Pseudalopex cupaeus, inadecuadamente conocida; la laucha de pelo largo Akodon longipilis inadecuadamente conocida; el degú costino Octodon lunatus vulnerable y por último destaca la presencia  de el chungungo Lutra felina vulnerable. Cabe mencionar que el 5 de octubre 2004 se capturaron cuatro Ranas africanas Xenopus laevis, en pozas cercanas al Humedal de Tunquén, dando aviso al SAG central para buscar una estrategia de observación y captura pues son consideradas plaga, lo que puede afectar a la conservación de la fauna de este lugar.

En Tunquén también tenemos la presencia del Chungungo Lutra felina especie que se encuentra catalogada como vulnerable y respecto de ella se ha solicitado un estudio urgente para determinar el estado actual de sus poblaciones, ya que esta especie se sigue cazando por el valor de su piel. Por esta razón, es de suma importancia proteger ambientes que puedan ser frecuentados por individuos de esta especie. Debido a que existen registros de que el Chungungo Lutra felina, puede utilizar playas, desembocaduras de río y que, además, su abundancia estaría inversamente relacionada con la actividad humana, por lo que sería de suma importancia para la población que habita en Tunquén, la creación de un área protegida en sus costas.

Bioclima
El Humedal de Tunquén, se encuentra en la región Mediterránea lo que corresponde bioclimáticamente, a la región sub-húmeda según di Castri & Hajek (1976), atenuada por la influencia marítima, con una marcada estacionalidad con otoños e inviernos fríos y lluviosos, y veranos secos y cálidos. Las temperaturas tienen rasgos moderados de variación, registran sus máximos en la estación seca o de verano, resultando dos periodos bien definidos: uno con superávit de humedad, que trascurre preferentemente entre mayo y septiembre, y otro con déficit hídrico, entre octubre y abril. Las planicies litorales son a la vez influenciadas por la acción del océano Pacífico, lo que produce una estabilidad en la humedad relativa y una menor amplitud térmica debido a esta influencia.

Geomorfología
Tunquén es la cuenca hidrográfica del estero Casablanca, curso de alimentación pluvial, que nace en la Cordillera de Costa. Su origen costero, determina el color claro de la arena de la playa grande de Tunquén (arenas graníticas), la morfología de playa corresponde a las llamada rompiente de barra y rip o playas de vaivén por la llegada perpendicular de las olas a la playa, lo que genera su característica forma ondulada y la formación de microacantilados, (diferencia de nivel considerable a lo largo del borde de la playa), que determinan un perfil de playa erosional mono secuencial, es decir, la ola saca o erosiona la arena de la playa y forma sólo un nivel de microacantilado.

La cuenca del estero Casablanca desemboca en el mar y fue formada por la disección del estero en las terrazas marinas, que corresponden a los cerros que rodean la cuenca. La playa de Tunquén es la más antigua de las últimas glaciaciones dentro de las playas de la zona central, donde se pueden apreciar los cuatro niveles de terrazas marinas que datan aproximadamente del Cuaternario.


 

7a. Minga de limpieza de la playa de Tunquén
Texto: Liliana Iturriaga, botánica paisajista
basado en un anterior escrito de José Fliman.
El sábado 26 de abril, 2005, se realizó en Tunquén la Séptima Minga de la Basura.

Hacía muchos días que no teníamos, en Tunquén, un día tan hermoso y diáfano como el que nos acompañó el día de la Minga, donde los vecinos de Tunquén, de Campomar, la Boca, Rosario y Punta Gallo participaron en esta actividad comunitaria, destacando la presencia de niños, los que serán las semillas de futuras de iniciativas como ésta. Gracias a todos !

Desde la ladera del camino a Campomar se podía ver a mucha gente que venía del sector sur (vecinos de Campomar y desde el sector norte los vecinos de la Boca, Rosario y Punta Gallo) recogiendo la basura. Muchas conversaciones se escuchaban mientras caminaban los vecinos por la playa en un día tan  hermoso como el que nos acompañó. Pudimos disfrutar de un mar intensamente azul, de la tibia arena blanca adornada de plantas dunarias, ver en la orilla de la playa a algunas aves migratorias que se están devolviendo al hemisferio norte como el zarapito, gaviota de Franklin, los revoloteos de las gaviotas dominicanas , los pilpilenes y otras.

Al  llegar a la Quebrada Seca nos esperaba un camión contratado por Campomar para llevarse la basura; fueron muchas las bolsas de basura que se recogieron. Creo que había menos que otros años, pero hacia las dunas interiores siempre hay mucha basura, sobre todo en el sector donde se colocan los campistas. Todos los vecinos deberíamos hacer una minga de la basura cuando vamos a pasear por la playa, llevando una bolsa e ir recogiendo los desechos que nos “devuelve el mar”.

Las empanadas (estaban harto ricas !), el vino y las bebidas que nos esperaban en el medio de la playa (sector de la Quebrada Seca) estuvieron amenizando la conversación entre los vecinos de Tunquén después de la jornada de recolección, luego vinieron las fotos y los salús! Debemos agradecer la organización a la administración de Campomar, que tuvo toda la infraestructura para que todo estuviera a tiempo, como el fuego, empanadas y lo bebestible. Agradecemos también a Jan Heirman, presidente de la Junta de Vecinos de la Boca, Rosario, Punta Gallo y a la Junta de Vigilancia de Campomar por la organización.