Unidad Ozono ha entregado más de 100 subsidios para la certificación de técnicos


Desde el año 2016 se hace entrega de este beneficio a técnicos en refrigeración y climatización, quienes acceden a un cofinanciamiento del 90% del costo total de la Certificación de Competencias Laborales. El sistema reconoce formalmente los conocimientos y habilidades del trabajador, sin importar si cuenta con estudios en la materia.

Durante dos años la Unidad Ozono del Ministerio del Medio Ambiente ha entregado subsidios del 90% del costo total, a aquellos técnicos en refrigeración que quieran Certificarse en cualquier tipo de competencia laboral. A la fecha, 101 técnicos han sido beneficiados y hoy cuentan con su certificado, el cual es entregado por ChileValora a través del Centro de Evaluación FríoCalor de la Cámara Chilena de Refrigeración y Climatización A.G. (CChRyC).

El Sistema de Competencias Laborales tiene como propósito reconocer formalmente los conocimientos y habilidades de las personas, independiente de la forma en que estos hayan sido adquiridos, es decir, sin importar si el trabajador cuenta con un título o grado académico. “La certificación entrega un reconocimiento a la experiencia y el oficio desempeñado, ampliando las oportunidades laborales y de aprendizaje continuo, como una manera de acreditar las aptitudes de aquellas personas que no cuentan con estudios formales en la materia”, explica Claudia Álvarez, Asistente de la Unidad Ozono del Ministerio del Medio Ambiente.

Confianza y compromiso

El proceso de certificación mide los conocimientos técnicos del solicitante a través de una evaluación escrita y otra práctica, las que permiten determinar las competencias laborales en el área a certificar, en este caso, el manejo e instalación de sistemas de refrigeración y climatización.

Esta certificación otorga a los técnicos visibilidad de sus competencias en el mercado laboral, lo que se traduce en mayor empleabilidad y mejores remuneraciones. “Para estar certificado tuve que demostrar mis conocimientos. Ahora sé que mis habilidades y experiencia profesional están validadas, y eso me abre más posibilidades de entrar a nuevos mercados relacionados a mi especialidad”, señala Manuel Escalante, técnico en refrigeración industrial, comercial y aire acondicionado, uno de los beneficiados el año 2017.

“La certificación es un gran logro. Me dio más confianza, tanto a nivel personal como profesional, y al mismo tiempo esa seguridad se traspasa al cliente. Siempre es bueno seguir especializándose y poder ofrecer un mejor servicio, el que hoy es más valorado porque también busca proteger el medio ambiente”, indica Willy Capdeville, microempresario en servicios de climatización.

El subsidio equivale a un cofinanciamiento de $243.000, por lo que el técnico paga el 10% restante, correspondiente a $27.000, beneficio que se entrega hasta mayo de este año. Sin embargo, las certificaciones en forma particular continuarán abiertas a través del Centro de Evaluación de la CChRyC. “Esperamos que los empleadores se animen a colaborar con la certificación de sus técnicos, ya que este proceso también tiene beneficios directos para las empresas, pues les permite contar con trabajadores más calificados, comprometidos y motivados con su labor. Además, reduce los costos de reclutamiento y capacitación, entrega estándares de desempeño uniforme y genera mayor productividad”, asegura Claudia Álvarez.

ChileValora es el organismo responsable de evaluar las competencias laborales de las personas que solicitan la certificación, de acuerdo al catálogo de perfiles laborales vigente y conforme a los procedimientos y metodologías validadas por la misma entidad. Los perfiles en los cuales se pueden certificar son:

  • Instalador/mantenedor de equipos de climatización y refrigeración
  • Instalador de sistemas de climatización
  • Instalador de sistemas de refrigeración

Si está interesado en certificar sus competencias laborales, visite www.cchryc.cl

 + Imágenes



Recibido de Macarena Maldonado Araya, periodista, Unidad Ozono, Ministerio del Medio Ambiente