Carta abierta: El impuesto verde que siguen pagando las renovables

Durante el presente año, el 60% de la energía eléctrica ha sido generada con combustibles que emiten CO2 y contaminantes locales. El desafío planteado por el Presidente Sebastian Piñera, en línea con las exigencias del IPCC – organismo de la ONU a cargo de la crisis climática – es llegar a emisiones netas cero de CO2 antes de 2050. La generación eléctrica es responsable de más del 20% de las emisiones de CO2 de nuestro país. Este peso, sumado a la gran disponibilidad de energías renovables y limpias en Chile, hacen que el sector de generación ofrezca un gran potencial en mitigación de emisiones sin costos adicionales.

El impuesto al CO2, o impuesto verde, está reconocido internacionalmente como una potente herramienta para impulsar la transición hacia una matriz de generación 100% renovable y limpia. Sin embargo, las distorsiones con que se aplica en Chile y su bajo monto, reducen y prácticamente anulan su efectividad. Es urgente modificar la ley tributaria para corregir el gravamen y así lograr las metas del Gobierno y del IPCC. Se debe incorporar el costo del impuesto al CO2 en el costo variable de las centrales emisoras para que el sistema eléctrico privilegie el uso de las que pagan menos impuesto -por ende, más limpias- y para evitar también que el impuesto a pagar se reduzca por el sistema de compensación como el actual, que obliga a generadoras renovables, que no emiten, a pagar 6.971 millones de pesos, monto equivalente al 42% de las compensaciones. Asimismo, es necesario ajustar su valor para llegar a uno efectivo.

La oportunidad es ahora y esperamos que el Parlamento y el Gobierno tengan presente la urgencia de proceder en estas modificaciones, de manera de avanzar hacia la reducción de emisiones requeridas aprovechando nuestros extensos recursos renovables.

Carlos Finat D.
Director Ejecutivo
Asociación Chilena de Energías Renovables y Almacenamiento
ACERA AG.


Recibido de Bárbara Alvarado, Periodista, ACERA AG.