En desarrollo el primer prototipo de respirador de emergencia patrocinado por el gremio renovable

  • ACERA AG. anunció en marzo la iniciativa de crear respiradores de emergencia como apoyo a la crisis sanitaria que vive el país y el mundo.
  • El proyecto de la empresa Mecasfy fue adjudicado y desarrollará el primer prototipo patrocinado por el sector de las energías renovables. 

Junio 2020. El mes de marzo fue particularmente difícil para Chile. Llegó la crisis sanitaria, que se había gestado en otros continentes pocos meses antes, obligando a cambiar las rutinas y a un confinamiento absoluto a gran parte de la población. Junto con la pandemia, se hizo evidente también la vulnerabilidad hospitalaria del país y la necesidad de respiradores mecánicos de apoyo, motivando diferentes iniciativas públicas y privadas que comenzaron a trabajar en ello.

ACERA, la Asociación Chilena de Energías Renovables y Almacenamiento, fue una de ellas, haciendo un llamado -en marzo- para costear la fabricación de los primeros respiradores mecánicos de emergencia, basándose en el prototipo del Instituto de Tecnología de Massachusetts (MIT), quienes abrieron sus diseños, para así ponerlos a disposición de los casos graves en Chile de COVID-19.

En esta situación extrema, es positivo que desde todos los sectores se puedan realizar diferentes aportes en ayuda al país, y es en este contexto que ACERA decidió aventurarse en la implementación de un ventilador de emergencia en Chile, asumiendo la producción de un -o más de un- prototipo bajo el financiamiento del gremio renovable.

Tras un proceso de licitación abierta, en la cual se recibieron siete propuestas, fue la empresa Mecasfy la cual se adjudicó finalmente el apoyo de ACERA. Ellos serán quienes, apoyados por la asociación gremial, desarrollarán el primer prototipo patrocinado por el sector de las energías renovables.

Mecasfy es una empresa dedicada al diseño, ingeniería y fabricación de maquinaria industrial para la minería y el sector de alimentos. Raúl Mandiola, Consultor de Ingeniería en Mecasfy, y representante del proyecto ante ACERA, señala al respecto que “vemos muy positivo este mix entre las energías renovables y nuestras industrias de origen. Muestra que sigue vivo el espíritu de ayuda de los chilenos ante estas catástrofes a todo nivel, y eso es algo que rescatar siempre. Ninguno de nosotros pretende obtener nada a cambio, salvo la satisfacción de poder ayudar a salvar vidas”.

Además, agrega Mandiola, “ésta es la respuesta que nosotros como empresa podemos dar. Queremos ayudar en lo que se pueda, ser parte de una solución, ya sea con el prototipo que estamos desarrollando, o ayudando a otros a desarrollar el suyo. Por eso encontramos muy relevante lo que está haciendo ACERA, de generar instancias que permiten impulsar estos esfuerzos y darles visibilidad, para así aunar a los distintos actores que buscan un mismo objetivo”.

Por su parte, Carlos Finat, Director Ejecutivo de ACERA, cuenta sobre el proceso que “cuando decidimos lanzar esta iniciativa no lo pensamos mucho, y ahora, viendo cómo va aumentando el número de casos en Chile, tenemos más fuerzas para seguir adelante con este proyecto y apoyar a Mecasfy a lograr el mejor prototipo posible. Creemos que este proyecto no es más que una señal del interés real que tiene nuestro sector por mejorar la calidad de vida de la ciudadanía”.

Mecasfy presentó un prototipo que ya se encuentra en etapa avanzada, lo que permite trabajar un modelo de mejor calidad en menor tiempo, muy positivo considerando la premura de la crisis. Comienza así una aventura conjunta, a paso acelerado, que espera ser un aporte desde lo social como también para abrir nuevos espacios de desarrollo tecnológico.

Fotos









Recibido de Bárbara Alvarado, Ejecutiva de Comunicaciones y Camila Mercado, Asistente de Comunicaciones, ACERA AG.