Informe 2020: Compromiso Global para la Nueva Economía del Plástico

Compromiso Global 2020: Se han logrado avances importantes, pero es necesario acelerar para cumplir los objetivos y mitigar la contaminación con residuos plásticos

La Fundación Ellen MacArthur y el Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente acaban de publicar el segundo informe con los avances frente al Compromiso Global para la Nueva Economía del Plástico.

El informe muestra que, si bien se han logrado avances entre 2018 y 2019, se debe hacer más y a mayor velocidad para lograr los objetivos planteados de cara a 2025 y reducir la contaminación por plásticos.

Se registraron diferencias sustanciales de progreso entre los signatarios: algunos han dado grandes pasos hacia adelante, sin embargo, otros han mostrado poco o ningún progreso con respecto a los objetivos cuantitativos trazados.

El informe establece llamados a la acción para empresas y gobiernos, incluida la necesidad de ambiciosos objetivos de reducción y la creación de un marco internacional sobre la contaminación con plástico.

 6 de noviembre de 2020. La Fundación Ellen MacArthur y el Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA) han publicado el segundo informe anual de progreso del Compromiso Global para la Nueva Economía del Plástico, el cual contiene información detallada sobre los principales avances registrados, en esta materia, por empresas e instituciones gubernamentales.

El Informe De Progreso 2020 sobre el Compromiso Global destaca que se han registrado avances significativos en dos puntos clave: la incorporación de contenido reciclado en la fabricación de envases de plástico y la eliminación gradual de elementos problemáticos que se reconocen con mayor frecuencia, como los envases de PS y PVC, los pigmentos negros de humo, las bolsas de plástico de un solo uso y las bombillas.

Sin embargo, la investigación también hace un llamado frente a los progresos tan limitados que se han registrado en el reciclaje de envases de plástico y en la reducción total en la utilización de envases de un solo uso, por lo que la transición hacia envases reutilizables es limitada y los esfuerzos por eliminar su uso siguen centrados en un conjunto relativamente pequeño de materiales y formatos.

También hay diferencias significativas en la tasa de progreso entre las entidades gubernamentales, mientras que algunos han dado grandes pasos para avanzar, otros han mostrado poco o ningún progreso con respecto a los objetivos cuantitativos.

A su vez, el informe resalta que ha sido muy alentador ver el progreso de los signatarios durante el primer año que transcurrió después de firmar el Compromiso Global, pero hace un llamado frente a la necesidad de acelerar, de forma sustancial, nuevos desarrollos para lograr las metas de 2025.

“Este informe muestra que los gobiernos están tomando medidas, en particular para abordar algunos de los elementos más complejos comúnmente identificados y también a través del despliegue de políticas más integrales, por ejemplo, combinando la responsabilidad de los productores de material, los incentivos fiscales y las políticas de contratación pública. Por lo cual, hacemos un llamado a todos los gobiernos para que sigan su ejemplo y se unan a nivel mundial, a través de la Asamblea de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente, para trabajar en un marco de acción internacional, que esté basado en la visión de una economía circular para el manejo del plástico”, señala Ligia Noronha, directora de la División de Economía del PNUMA.

 Resultados clave

  • El contenido reciclado en envases de plástico ha crecido un 22%, año a año, hasta un 6,2% en promedio para signatarios minoristas y de productos envasados.
  • El 31% de signatarios minoristas y de productos envasados han trazado el objetivo claro de reducir el uso de plástico virgen en los envases o eliminar los envases de plástico por completo.
  • Los esfuerzos de eliminación siguen enfocados en un conjunto relativamente pequeño de materiales y se llevan a cabo, en especial, mediante la sustitución por otros plásticos, por papel o simplemente aligerando el peso (a menudo reduciendo el grosor, por ejemplo), en lugar de reducir la necesidad de su uso.
  • Los envases reutilizables aumentaron marginalmente con respecto al año anterior (en 0,1 puntos porcentuales) y se mantienen en un rango bajo de 1,9%, para los signatarios minoristas y de productos envasados. En contraste, vemos un aumento adicional en las actividades piloto de reutilización.
  • Se han reportado cuantiosas inversiones para lograr los objetivos de 2025, lo que eleva el monto total comprometido públicamente por signatarios del Compromiso Global, en más de USD$10.000 millones.
  • Vemos diferencias sustanciales en el progreso entre los signatarios, mientras que algunos han dado grandes pasos hacia adelante, otros han mostrado poco o ningún progreso con respecto a los objetivos cuantitativos.

Sander Defruyt, líder de la iniciativa New Plastics Economy en la Fundación Ellen MacArthur, explicó: “Este informe muestra un progreso alentador hacia la integración de la economía circular para el uso de plástico en ciertas áreas, particularmente en el uso de plástico reciclado. Pero de cara al futuro es crucial registrar avances importantes en el replanteamiento de los envases que se comercializan en primera instancia.

Hacemos un llamado a la industria para que refuerce rápidamente los esfuerzos en busca de reducir los envases de para un único uso y eliminar aquellos envases que no tienen un camino claro hacia un reciclaje práctico y a escala. Sabemos que la industria no podrá lograr este cambio por sí sola y pedimos a los responsables de la formulación de políticas que establezcan las condiciones propicias, los incentivos y el marco internacional para acelerar dicha transición”.

Cuatro llamadas a la acción

Con base en estos hallazgos, la Fundación Ellen MacArthur y el Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente han realizado cuatro llamados a la acción, los cuales son vitales para erradicar la contaminación por plástico en el planeta:

Hacemos un llamado a las empresas para:

  • Tomar medidas audaces sobre los tipos de envases que no son reciclables en la actualidad, ya sea desarrollando y ejecutando una hoja de ruta creíble para hacer que el reciclaje funcione, o innovando de manera decisiva para dejar de usar estos productos.
  • Establecer objetivos de reducción altamente ambiciosos.

 Reconociendo que la acción voluntaria de la industria por sí sola no puede generar cambios a gran escala y al ritmo necesario, instamos a los gobiernos a:

  • Establecer políticas y mecanismos que brinden fondos dedicados y estables para la recolección y clasificación de materia reciclado, a través de contribuciones de la industria, como EPR, sin las cuales es poco probable que el reciclaje se amplíe.
  • Establecer una dirección global y crear un marco de acción internacional, a través de la Asamblea de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente, basándose en la visión de una economía circular para el uso de los plásticos.

Para acceder al informe completo haga clic en el siguiente link.

Para obtener más información o solicitar una entrevista, comuníquese con:

[email protected]

Sobre el compromiso global:

El Compromiso Global para la Nueva Economía del Plástico está liderado por la Fundación Ellen MacArthur, en colaboración con el Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA). La Fundación Ellen MacArthur lidera el compromiso con el sector privado (los firmantes y patrocinadores comerciales), y el PNUMA lidera el compromiso con los gobiernos. Lanzado en octubre de 2018, el Compromiso Global ahora une a más de 500 organizaciones que tienen una visión común frente a la economía circular para el plástico, en la que nunca se convierta en residuos o contaminación. Para ayudar a hacer realidad esta visión, todas las empresas y entidades de gobierno se han comprometido con ambiciosos objetivos de cara a 2025. Además, están trabajando para eliminar los artículos de plástico que no se necesitan; innovar para que todos los plásticos estén diseñados para ser reutilizados, reciclados o compostados de manera segura; y hacer circular todo lo que utilizamos para mantenerlo en el ciclo económico, pero lejos de impactar al medio ambiente.

La visión está definida por seis puntos clave:

  • Es prioritaria la eliminación de envases de plástico problemáticos o innecesarios mediante el rediseño, la innovación y nuevos modelos de entrega.
  • Los modelos de reutilización se aplican cuando es pertinente, lo cual reduce la necesidad de envases de un solo uso.
  • Todos los envases de plástico deben ser 100% reutilizables, reciclables y para compostaje.
  • Todos los envases de plástico se deben reutilizar, reciclar o compostar en la práctica.
  • El uso de plástico está totalmente desvinculado del consumo de recursos finitos.
  • Todos los envases de plástico están libres de productos químicos peligrosos y se respetan la salud, la seguridad y los derechos de todas las personas involucradas.

 Acerca de la Fundación Ellen Macarthur

La Fundación Ellen MacArthur, una institución sin fines de lucro con sede en el Reino Unido, desarrolla y promueve la idea de una economía circular para abordar algunos de los mayores desafíos de nuestro tiempo, como la contaminación plástica, el cambio climático y la pérdida de biodiversidad. Trabajamos e inspiramos a empresas, instituciones académicas, legisladores e instituciones para movilizar soluciones de sistemas a escala global. En una economía circular, los modelos de negocio, los productos y los materiales están diseñados para aumentar el uso y la reutilización, creando una economía en la que nada se convierte en desperdicio y todo tiene valor. Basada cada vez más en materiales renovables y sustentada por un cambio a la energía renovable, una economía circular está distribuida, es diversa e inclusiva.

Más informaciones: ellenmacarthurfoundation.org/es

Acerca del Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente

El Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente es la voz mundial líder en el medio ambiente mundial. Proporciona liderazgo y fomenta la asociación en el cuidado del medio ambiente, inspirando, informando y permitiendo que las naciones y los pueblos mejoren su calidad de vida sin comprometer a las generaciones futuras. El Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente trabaja con los gobiernos, el sector privado, la sociedad civil y otras organizaciones de las Naciones Unidas, entidades internacionales y organizaciones de todo el mundo.

Más informaciones: unenvironment.org | @UNEnvironment


Recibido de Sandra Barrueto, Senior Consultant, SHERLOCK COMMUNICATIONS