Puerto Varas busca soluciones para disminuir la contaminación medioambiental

– Pocos puntos limpios y el colapso en los basureros son parte del problema. El proyecto REKABA espera convertirse en un punto de encuentro para la comunidad, donde converjan diferentes iniciativas que promuevan el desarrollo de buenas prácticas sostenibles en el tiempo y que devuelvan la belleza histórica a la ciudad.

Puerto Varas es reconocida por su arquitectura y entorno ecológico privilegiado, pero el hermoso paisaje se está viendo amenazado por un enemigo nada de natural ni glamoroso: la contaminación presente en distintas partes de la ciudad y sus alrededores, debido a la falta de puntos limpios y de lugares para depositar residuos.

Dentro de la búsqueda de soluciones se encuentra el proyecto REKABA, el cual ha puesto su foco en generar oportunidades en base a esos residuos, incentivando a que los productos arrojados y reutilizables de la ciudad se reciclen y puedan ser beneficiosos para la misma población. La directora del programa, Konstanze Straub, comparte la visión de que “es posible generar impactos reales en nuestro entorno, poniendo en práctica nuevas formas colaborativas de generar productos y servicios”.

El creciente problema ambiental en Puerto Varas ha generado la aparición de microbasurales que dejan en exhibición plásticos, colchones y materiales de construcción en plena calle. Esta situación parece ir en aumento, ya que los puntos destinados para arrojar la basura de la ciudad ya no dan abasto, pues funcionan como vertederos para todas las comunas de la provincia de Llanquihue, incluido Puerto Montt.

En la Municipalidad de Puerto Varas reconocen la existencia de este abandono medioambiental, el cual incluso ha generado protestas de los vecinos. “Era algo sabido por todos, pero nadie nunca hizo nada. Lamentablemente, se ve afectada nuestra imagen de ciudad turística y, según nuestra percepción, hubo una baja en los turistas en esta temporada”, explicó la encargada medioambiental del edificio, Karina Morales.  Agregó que las principales causas son la falta de conciencia ciudadana y la poca información acerca de dónde dejar la basura. “La primera etapa, que es identificar y reconocer el problema, ya está lograda; ahora viene la etapa más larga, que es hacerse cargo y solucionarlo”, dijo.

Actualmente, el único punto limpio se encuentra en las cercanías de la Municipalidad de Puerto Varas y funciona tres veces a la semana. Además, no hay oportunidades concretas y reales dentro de la zona sur para que cada habitante pueda hacerse cargo de sus propios residuos, debido a que las plantas de reciclaje están en Concepción o Santiago. Es decir, todo el material reciclado de la comuna parte hacia el norte, generando a su vez un problema de contaminación cruzada. De existir algún beneficio comunal de esta gestión, no se reinvierte en la zona. Esa es la principal motivación de las empresas detrás del proyecto REKABA -Karün y Balloon Latam-, pues las medidas que hoy están disponibles no dan abasto para todas las necesidades existentes.

“Puerto Varas busca convertirse en una ciudad sustentable, pero para eso se requiere de más esfuerzos, tanto de la comuna como de autoridades y de las empresas, pues en parte el crecimiento de la ciudad ha sido perjudicial en ese sentido”, advirtió la directora del programa REKABA, el cual tendrá su lanzamiento dentro de las próximas semanas.

Fotos


Recibido de María Ignacia Valenzuela R., Periodista, extend.