Sanitización de nueva generación para el regreso a clases

La vuelta a clases presenciales en muchos establecimientos marcará la agenda de marzo en el país, y también lo será la forma en que el sistema educacional administre los procesos de sanitización y de higiene para evitar un aumento de contagios por Covid-19.

Años antes de que los primeros casos de la pandemia se hicieran presentes en Wuhan, un químico neozelandés, mormón y de origen maorí, encontró y desarrolló- junto a otro químico australiano-, un concentrado básico producido por el fruto del árbol del coco, que mezclado con otros ingredientes naturales dio origen a un producto con alto poder de limpieza, y que simultáneamente mataba en un 99.9999% una amplia gama de bacterias y virus. Shane Ormsby y Michael Smith comprobaron que, además, su producto (lo bautizaron”miel”), era inocuo, PH neutro, no corrosivo y biodegradable y junto a ello lograron certificar la fórmula con los más altos estándares de eficacia contra el Covid en Australia, proceso que también se está haciendo actualmente en Chile.

Tres amigos chilenos, que buscaban en distintos mercados en el mundo una fórmula para eliminar olores, se contactaron con los químicos australianos y se asociaron en la
producción de una línea de desinfectantes y de limpieza y lo trajeron a Chile cuando las primeras cepas del Covid-19 se hacían presentes en Chile.

New Clean Generation (NCG) está ya siendo utilizado en instituciones bancarias, centros comerciales, establecimientos comerciales. Gonzalo Tapia, Gerente General, señala: “La pandemia por Covid-19 ha significado un cambio en las conductas de las personas en lo que dice relación con los virus y bacterias que nos rodean. Aunque Chile ha iniciado un proceso exitoso de vacunación, sabemos que tendremos que convivir con este virus y sus mutaciones así como con otras epidemias, como la influenza, la listeria, lo que nos obliga a hacer de los hábitos de limpieza y sanitización un sistema de vida. Nuestros productos no producen daño a la salud, no son inflamables ni abrasivos, no tienen alcohol, por lo que no resecan la piel, y son amigables con el medio ambiente por ser una fórmula derivada de organismos naturales, lo que los hace biodegradables”.

Para NCG, la sanitización de las salas de clases y espacios comunes de establecimientos educacionales y la creación de los hábitos de lavado de manos y sanitización permanente de los alumnos y profesores serán claves para que el sistema educacional pueda regresar a una cierta normalidad.

NCG y sus socios chilenos esperan a futuro su fórmula sanitizadora a otros mercados de la región, contribuyendo de esta manera a la seguridad de las personas en un escenario amenazado por virus y bacterias desconocidas.

Mas información en www.ncgchile.cl


Recibido de Agencia Dolce.