Siguiente nivel de la automatización: ¿Por qué hoy las industrias de la celulosa y el papel buscan mayormente la autonomía de sus plantas?

  • En el reciente seminario web Arauco Summit 2021, expertos de Valmet abordaron esta tendencia que aporta a la producción inteligente.

Toda industria, independiente de su rubro, implementa acciones para alcanzar la máxima eficiencia y optimización de sus procesos productivos, minimizando sus costos y manteniendo la alta calidad. En esa dirección, la autonomía de los mercados de la celulosa y el papel agrega un mayor valor a todas estas variables, incluso mucho más que la automatización industrial de la que tanto se habla en estos tiempos.

Así lo dejó en claro Marcus Oliveira, gerente de Ventas y Servicios Región Andes de Valmet, transnacional de origen finlandés -con más de 220 años de historia y presencia en 33 países- que en Chile brinda tecnología para procesos y automatización de la industria del papel, celulosa y energía. “La automatización es una secuencia de acciones pre-programadas que necesitan de la intervención humana para proseguir; entonces, los humanos son la última barrera responsable de la seguridad y ejecución de la operación dentro del tiempo acordado y con lucratividad”, señaló el especialista. En cambio, “la autonomía va más allá de la automatización. Está definida con la adición de camadas de sensores inteligentes, máquinas que pueden anticipar problemas a condiciones que no fueron previstas, removiendo la necesidad de la intervención humana. En la autonomía, el sistema es responsable de toda la operación, desde la partida a la parada, incluyendo la seguridad”, afirmó.

Frente a la pregunta de por qué las industrias de la celulosa y el papel están buscando la autonomía, Oliveira expuso que esto se debe “por el aumento de eficiencia, ya sea por operaciones centralizadas o por operaciones remotas, donde entran las personas de TI; también porque necesitan incrementar la seguridad, productividad, confiabilidad, disminuir los costos, reducir el impacto ambiental y también solucionar el problema de escasez de fuerza de trabajo”. Con una planta autónoma, la necesidad del “operador alfa” es menor. Así se le denomina al operador que tiene muchos años de experiencia, es la persona que toma decisiones; entonces, cuando él jubila la planta industrial queda en una situación compleja, porque debe capacitar a otros operarios en lo que aprendió, practicó y dominó por largo tiempo.

Capital humano

Sobre la tarea del ser humano en el manejo autónomo, el especialista de Valmet enfatizó en que “tiene que ver con hacer las operaciones en la sala de control y de las líneas de proceso para mantenerlo funcionando. Entonces, la autonomía en la planta de pulpa es monitorear y controlar los procesos, los que son miles de miles. Tiene millones de válvulas, sensores, compresores, etcétera”.

Para el entendido en el tema, en Chile “aún no llegamos a una visión de una planta (de celulosa y papel) autónoma, pero vamos en esa dirección y Valmet lo tiene muy claro. La firma quiere “mejorar la autonomía de camadas (de sensores inteligentes y máquinas), identificando y manipulando las variaciones, y controlando o limitando las intervenciones humanas; también aumentando la autonomía de la planta como un todo”, argumentó Oliveira.

Cabe destacar que una alta autonomía para los clientes de Valmet significa tener un ciclo de vida más extendido (de los procesos de la planta de celulosa y papel), porque involucra controles y dispositivos más precisos, más sensibles, con mucho más automatización y de mantenimiento continuo. “Mover un proceso de autonomía en una planta no es fácil; requiere foco, estudio y de muchas acciones. Además, responsabilidad sobre todos los sistemas, la tecnología y los clientes”, agregó el ejecutivo, quien especificó que hay distintos niveles de autonomía, desde el 1 al 5:

  • Nivel 1: Operaciones de asistencia
  • Nivel 2: Regulaciones de automatización.
  • Nivel 3: Regulación avanzada.
  • Nivel 4: Selección de la autonomía
  • Nivel 5: Autonomía total.

 Fotos


Finalmente, Oliveira comentó que la crisis sanitaria actual ha sido la generadora de un escenario perfecto para  acelerar la transformación digital que viene marcando a estas industrias y que derivó en la necesidad de que las compañías accedan a soluciones de vanguardia para diferenciarse. En ese sentido, “contamos con las últimas herramientas de automatización, Internet Industrial y servicios innovadores como soporte remoto de alto nivel, que permiten optimizar procesos, rentabilizarlos y contribuir a la reactivación”, asegura. “Hoy es posible tener la opción de lograr la conectividad inmediata en urgencias y dar apoyo más rápido desde cualquier parte del mundo”, concluye.


Recibido de Silvia Pino Pavez, Directora de Cuentas, Allpress. Las Condes, Santiago