Un aporte a la defensa de nuestra Madre Tierra: Comentarios de Adán Carimán

Chile con nota roja en emisiones brutas de CO2 en COP24, Katowise Polonia.

Como siempre hay una explicación para todo. En este caso se recurrió a una fórmula netamente mercantilista para decir que Chile bajó sus emisiones en un tercio (9.9 %) en su meta 2030. La fórmula es la siguiente: Intensidad de emisiones es el cociente entre las emisiones y el producto interno bruto (PIB) en dólares. Pero las evidencias irrefutables están a la vista de que estamos subiendo mortalmente las emisiones brutas, incrementándose 114% desde 1990 y 7,1% desde 2003. Y atención, creo que aquí claramente hay una Negación Plausible, por una historia en desarrollo que dice claramente que el 2030 no solamente bajaríamos las emisiones, sino que las incrementaríamos en un 390 % convirtiéndonos en el país más contaminante en el mundo en términos de emisiones de CO2. La historia tiene que ver con un desastre ambiental sin precedentes en la Patagonia de Chile.

Un nuevo paraíso está siendo destruido delante de nuestros ojos.

Isla Riesco: La cuarta isla más grande de Chile, en la cual se encuentra la reserva nacional Alacalufe “Virgen”. En ella encontramos: Cordillera, bosques, glaciares, ventisqueros, fiordos, lagos, humedales, valles, etc. Es un lugar con diversos ecosistemas y con lugares de inconmensurables bellezas en la que encontramos 24 clases de mamíferos como: Huemul, Puma, Coipo, Cóndor, Gato Montés, diversos tipos de Zorros, etc. Y más de 136  especies de aves. En sus costas habitan y se alimentan 4 tipos de delfines, lobos y elefantes marinos, pingüinos y ballenas, destacando la Ballena jorobada.

Isla Riesco se encuentra muy cercana al Parque Marino “Francisco Coloane”, sus actividades son la ganadería ovina y bovina en 30 estancias, el turismo de aventura, de contemplación y rural, la pesca y la piscicultura. Estimados Chilenos, este paraíso del edén está siendo arrasado por 5 proyectos de minas de Carbón de muy baja calidad calorífica, el que será trasladado al norte del país para alimentar las máquinas que están destruyendo nuestro planeta, las famosas centrales termoeléctricas que tanto se habla que serán eliminadas, pero por las evidencias irrefutables que están a la vista, esto es una gran mentira.

Próximamente entrará en operaciones la central a carbón más grande de Chile en Mejillones y por otro lado estamos destruyendo una isla completa para alimentar estas máquinas infernales que están carbonizando nuestro planeta. Recién acaba de salir una alerta mundial sobre un nuevo Récord de emisiones de CO2 en 2018, con un 2.7 % sobre lo que ya no habíamos visto desde el 2014-2016, un máximo histórico sin precedentes. El carbón de la isla Riesco es sub bituminoso, de baja ley, bajo poder calorífico y más contaminante, es peor que quemar leña verde.

Con este proyecto Chile pasaría a ser el país más contaminante en términos de crecimiento de emisiones de CO2 aumentando 390 % el 2030, para los que dicen que Chile contamina el 1% de todas las emisiones del mundo y no hay que preocuparse, yo les digo que hay 50 países que están diciendo lo mismo, otros dicen que si apagamos las carboneras el precio de la luz va a subir, es una mentira, ya tenemos la tecnología de ALMACENAMIENTO como la pronta puesta en marcha del proyecto Cerro Pabellón en el norte del país, la energía solar del desierto de Atacama solamente con un 0.5 % es suficiente para cubrir las necesidades de todo el País en términos de energía y con un 5 % para toda América.

Que estamos haciendo nosotros como sociedad civil, como dueños de casa, como jefes de familia, como trabajadores públicos y privados, como empresarios, por el futuro de nuestras familias ¿Queremos dejarles un planeta destruido sin hacer nada cuando tuvimos la oportunidad de hacerlo? ¿Por qué permitimos que destruyan nuestro paraíso en la Patagonia de Chile que es nuestro?

Nosotros somos los dueños de nuestro futuro y estamos pagando el 20 % de nuestros ingresos para vivir en un ambiente sano y libre de contaminación, y menos que vengan a destruir lo último que nos queda de naturaleza pura en la Patagonia. No se puede entregar en concesión un patrimonio natural de todos los chilenos, un jardín del edén que nunca más lo volveremos a ver y, peor aún, para sacar un combustible fósil de mala calidad que está matando al planeta y a la humanidad.

¿Por qué algunos países como Dinamarca, Noruega, Islandia, Albania y Uruguay ya han llegado al 100 % de ERNC o lo harán el 2020 sin esperar el 2050?

 

Adán Carimán
Lonco Moluche


Información recibida de Adán Carimán, Lonco Moluche, Mulchén, Región del Biobío, Chile.